Blog Veterinario

Cuidados de nuestro perro después del verano

El verano ya se va acabando. Un verano que seguro este año ha sido más especial para todos y que habremos disfrutado más que en otras ocasiones, en compañía de nuestro perro, después de las restricciones que todos hemos sufrido los últimos meses. Con la vuelta a la rutina debemos también prestar atención a una serie de cosas importantes para nuestros compañeros. Aquí van una serie de consejos para mantener en buena salud y forma a nuestros queridos perros.

 

Chequeo y prevención de enfermedades parasitarias

En esta época del año pasamos más tiempo fuera de casa y la presencia y actividad de la mayoría de los parásitos es mayor que en otros momentos del año. Por lo tanto, el riesgo de contraer ciertas enfermedades es mayor. Debemos extremar las medidas de prevención y estar atentos a la aparición de ciertos síntomas como fiebre, falta de apetito, pérdida de peso, cojeras, problemas de piel. Ante la aparición de alguno de estos síntomas u otros debemos de acudir a nuestro veterinario ya que podrían ser debidos a alguna enfermedad transmitida por garrapatas u otro parásito.

Atención a la leishmaniosis, cuyos síntomas tardan en aparecer

Si hemos estado con nuestro perro en alguna zona donde haya leishmaniosis, una enfermedad parasitaria transmitida por la picadura del mosquito flebotomo, es aconsejable realizarle un análisis para asegurarnos que no la ha contraído, teniendo en cuenta que puede no dar síntomas hasta pasado tiempo. Si vivimos en una zona donde exista esta enfermedad, el otoño es uno de los momentos de más actividad del mosquito transmisor y por lo tanto debemos de hacer más hincapié en las medidas de prevención.

No debemos olvidarnos de continuar con la rutina de desparasitación externa e interna y revisar que todas las vacunas están al día.

 

Cuidados del pelo y de la piel en otoño

Los problemas dermatológicos en perros son uno de los principales motivos de consulta al veterinario, especialmente aquellos relacionados con la presencia de picor en nuestros perros.

El otoño es una época del año con una alta incidencia de problemas alérgicos, cuyo principal síntoma es la presencia de picor y rascado en nuestros compañeros. También son frecuentes la presencia de otitis y conjuntivitis como síntomas de alergia. Ante la presencia de alguno de estos problemas debemos de acudir a nuestro veterinario, quien hará una revisión exhaustiva, especialmente de pelo, piel, ojos y oídos, para instaurar un tratamiento adecuado y cortar el círculo picor-rascado, que irá haciendo que aparezcan heridas e infecciones por bacterias y hongos en la piel que irán empeorando progresivamente si no se tratan.

Tratamientos preventivos

Si ya sabemos que nuestro perro es alérgico y tiene problemas en esta época del año, nos podemos anticipar y ayudar a su piel con el uso de champús terapéuticos, ácidos grasos, una alimentación adecuada y en algunos casos con algún tratamiento que evite el picor, que ayudarán a que su piel y pelo esté en mejor condición y no enferme. Si padece de otitis como consecuencia de una alergia, realizar una limpieza de oídos periódica puede ayudar a la salud de esta parte de su cuerpo. Vuestro veterinario os enseñará como hacerlo adecuadamente.

 

Artrosis y problemas de movilidad

Si nuestro perro padece de algún tipo de artrosis, los cambios de temperatura y humedad – característicos de esta época del año – pueden favorecer la aparición de cojeras. Recordad que el tratamiento de la artrosis canina siempre es multimodal y es necesario un tratamiento desde diferentes perspectivas. Si presenta cojera puede ser necesario tratarlos con algún antiinflamatorio específico para ellos o alguna de las nuevas terapias que están apareciendo a base de anticuerpos monoclonales.

Como tratamiento a largo plazo recordad que el control del peso es fundamental, limitar el ejercicio físico, uso de condroprotectores, una alimentación específica y rehabilitación y fisioterapia.

 

Más consejos para mantener su salud en otoño

Ejercicio físico

Con la vuelta a la rutina, no debemos de descuidar los paseos con nuestro perro, tan importantes para su salud física y mental. El otoño es una época ideal para pasear por el campo y los bosques y disfrutar de la naturaleza en compañía de nuestro mejor amigo.

Alimentación saludable

Una buena alimentación es la base de una buena salud para nuestro perro. Es importante alimentarles con dietas completas y equilibradas. Normalmente en el otoño e invierno nuestros perros hacen menos ejercicio físico y por lo tanto sus requerimientos calóricos bajan. Hay que estar atentos a la cantidad que les damos ya que pueden coger más peso del debido. La obesidad es un problema cada vez mayor en los perros y tiene un impacto muy importante en su salud y bienestar.

¡Esperamos que estos consejos os sirvan para disfrutar del cambio de estación con vuestra mascota!