Blog Veterinario

Riesgos en dietas BARF

Dietas a base de carne cruda para perros y gatos. 

Riesgos en Dietas BARF. La alimentación a perros y gatos con dietas que contienen alimentos crudos se está volviendo cada vez más popular en los países desarrollados. La alimentación cruda sufrió un impulso en publicaciones no especializadas en los años 90 y principios de los años 2000 en los cuales empezó a surgir la idea de buscar una dieta más natural para ellos. Los beneficios que se buscaban comparados con la alimentación convencional procesada son muchos e incluyen mejoras en la salud dental, en la salud de la piel, prevención y control de enfermedades que afectan a diferentes sistemas del cuerpo y beneficios en relación con el comportamiento.

¿Qué son los alimentos a base de carne cruda?

Las dietas basadas en carne cruda, algunas veces comercializadas como “alimentos crudos biológicamente apropiados” o “alimentos crudos y con huesos” (dietas BARF) son alimentos basados en carne, huesos y despojos vísceras que no hayan sido cocidos. Incluyen ingredientes sin cocinar que proceden o bien del ganado o de animales salvajes y que pueden ser preparados en casa o comercializados, siendo éstos últimos vendidos como dietas completas, frescos, congelados o refrigerados. Estas dietas tienden a ser más altas en grasas, más bajas en carbohidratos y pueden ser altamente digestibles pero los alimentos crudos (similares a los alimentos cocidos) no son todos iguales. Varían en ingredientes, contenido energético y perfil nutricional. Os contamos los posibles riesgos en dietas BARF.

Riesgos en dietas BARF

¿Son los alimentos crudos a base de carne más saludables que los alimentos secos o enlatados para perros y gatos? 

-No hay evidencia científica de que las dietas a base de carne cruda proporcionen beneficios para la salud en comparación con las dietas cocidas caseras equilibradas o comerciales.

-Muchos animales pueden tolerar bien las dietas altas en grasas y bajas en fibra (crudas, pero también cocidas) pero otros mostrarán problemas gastrointestinales como diarreas e incluso pancreatitis.

-Existe una creciente evidencia de que la alimentación con carne cruda puede ser un riesgo para la salud tanto para el perro y el gato como para el dueño y la familia que convive con ellos. Es importante que el veterinario sepa cuándo se alimenta a sus pacientes con dietas a base de carne cruda ya que las dietas nutricionalmente desequilibradas o contaminadas pueden provocar problemas de salud o contribuir a signos clínicos de enfermedad. Tras informar al veterinario este os puede aconsejar y explicar mejor todos los riesgos en dietas BARF.

Riesgos en dietas BARF,  alimentación con carne cruda Las dietas a base de carne cruda tienen un alto riesgo de contaminación bacteriana.

-La carne cruda puede albergar diversas bacterias incluidas patógenas. Una infección transmitida por los alimentos puede ser grave e incluso mortal (por ejemplo E. coli, salmonella spp, yersinia, campylobacter spp, listeria monocytogenes, Mycobacterium bobis) para el perro, el gato y las personas.

-Las personas que conviven en el hogar con ellos pueden infectarse al manipular la comida o sus heces. Aquellas con un sistema inmunológico comprometido tienen un mayor riesgo (por ejemplo, niños pequeños, personas embarazadas, ancianos y personas con enfermedades o que toman ciertos medicamentos) incluso si no están alimentando activamente al animal.

-Algunas bacterias que se encuentran en productos a base de carne cruda pueden ser resistentes a los antibióticos. Los estudios han encontrado una asociación entre la alimentación cruda y la presencia fecal de bacterias resistentes a los antibióticos en los perros y gatos.

-Los animales alimentados con dietas basadas en alimento crudo también puede ser un factor de riesgo para otros pacientes veterinarios en la clínica ya que pueden portar y diseminar bacterias patógenas.

-La congelación, la deshidratación o la liofilización no matan todas las bacterias en los alimentos. Riesgos relacionados con la presencia de huesos.

-Los huesos se ofrecen a los perros para que los disfruten y tengan beneficios dentales, sin embargo, pueden provocar fracturas de estos, obstrucción intestinal o esofágica y estreñimiento.

-La alimentación con huesos no reduce el riesgo de placa bacteriana o pérdida de dientes debido a periodontitis. Riesgos en relación con la falta de equilibrio nutricional.

-Las dietas caseras a base de carne cruda y cocida pueden tener importantes deficiencias y excesos de nutrientes.

-Una dieta desequilibrada es especialmente perjudicial para el cachorro y el gatito ya que pueden sufrir trastornos esqueléticos dolorosos y fracturas patológicas. Riesgos en relación con la presencia de parásitos.

-Se pueden encontrar parásitos en dietas a base de carne cruda y algunos, por ejemplo, toxoplasma, también pueden infectar a las personas. Las mujeres embarazadas corren un riesgo especialmente mayor ya que la toxoplasmosis puede afectar al feto.

-Los perros y gatos también pueden transmitir parásitos derivados de los alimentos a los animales de granja.

Puedes encontrar más artículos en nuestro blog.